DestacadasThink TankUpBusinessUpCare

¿En dónde eres más productivo?

Según un reciente estudio realizado por la Universidad de Stanford en Estados Unidos, la productividad es 13% mayor para quienes trabajan en casa, es decir el home office, eficientando el tiempo en un 30%.

Sumado a lo anterior, se conoce a partir del estudio Hybrid Work del 2022, que el modelo de trabajo remoto además de comodidad, genera ahorro en cuanto a los recursos económicos, pues el 74% de las personas aseguran que en sus bolsillos se quedan en promedio el equivalente a 150 dólares a la semana, entre la eliminación de insumos como gasolina, transporte, comidas en la calle y algunos otros imprevistos.  

Pero otro de los factores para el análisis a tomar en cuenta es la salud tanto física como mental. Podemos comprender que la casa no está adaptada para el trabajo remoto y muchos tienen que usar áreas comunes, íntimas o inadecuadas como oficinas, camas como sillas secretariales, escritorios improvisados en las mesas de la sala o el comedor, pues en realidad no cuentan con los elementos ni la ergonomía necesaria. Por ello, son más comunes los dolores musculares, las torceduras y estrés físico.

Pero ni aún así se opaca el aumento en los niveles de satisfacción laboral, porque según las personas, hay una mejor oportunidad para equilibrar los tiempos entre familia, trabajo y actividades personales y eso para la mayoría sencillamente invaluable.

Ahora que si desglosamos lo que sucede en relaciones interpersonales, el home office no favorece a la calidez en las dinámicas sociales, pues según un estudio publicado en Nature Human Behaviour, las relaciones entre personas son cada vez más frías con el excesivo uso de las comunicaciones a distancia.

Para poder determinar si un grupo de colaboradores tendrá un mejor desempeño y productividad en la oficina o trabajando en casa, habría que analizar los factores que contribuyan a mejorar sus estrategias laborales, prestaciones, desarrollo organizacional y por su puesto, todo a mantener o incrementar la calidad de vida. Sabiendo claramente que hay actividades que por más que se busque realizar remotamente, si las condiciones no están dadas, con el equipo necesario y las capacitaciones adecuadas, no se lograrán los objetivos establecidas.

Ana Karen Santana

Científica de la comunicación, actriz de teatro y la vida, creyente del poder de la comunicación y la expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button