DestacadasUpShow

100 años de grandeza… Charlie “The Bird” Parker.

Las notas musicales pueden tener un año o trescientos de haber sido creadas y siempre aportarán algo nuevo, serán el descubrimiento de una vida para un nuevo aficionado. La música es así, trasciende a los eventos y a los individuos. Guerras empiezan y terminan. Crisis vienen y van. O pandemias.

Este 2020 se cumplen 200 años de la llegada al mundo del ave del jazz, Charlie, “The Bird” Parker, y aunque ya no está con nosotros desde hace buen tiempo, las secuencias musicales provenientes de su genio, su creatividad e inspiración, continúan dando vueltas al mundo, encontrando gente nueva y despidiendo a viejos amigos.

Charles Parker Junior nace el 29 de agosto de 1920 en Kansas City, en el estado de mismo nombre en los Estados Unidos. “The Yarbird” original (sin demeritar a los grandiosos Yarbirds ingleses), fue compositor y saxofonista bien versado en los fraseos del bebop, en sus discusiones y monólogos.

Parker fue uno de los máximos exponentes del género y la facilidad con que hacía surgir las notas de su sax, fluía naturalmente hacia los oídos del espectador. El bebop, y otros subgéneros como el hardbop (o bien, el propio jazz), se distinguen porque la sucesión de notas no son las obvias ni las predecibles. Eso resulta un tanto extraño para la apreciación cotidiana, por lo que reduce el segmento de seguidores. No es música difícil de escuchar, lo que requiere es un poco de atención y, así como una novela de misterio, de la deducción.

Charlie Parker fue uno de los más grandes virtuosos y sus armonías eran un tanto intrincadas, pero bastante agradables para quien lo escuchara, ya sea esos pocos miles de afortunados que lo presenciaron en vivo, como aquellos que tenemos la oportunidad de escuchar sus grabaciones. Y con acceso a internet, es un regalo que no debe despreciarse.

The Bird falleció a la muy temprana edad de 34 años en 1955 (el 12 de marzo), por lo que en 2020 también se cumplieron 65 de este acontecimiento, más el centenario valía la pena hacernos esperar unos cuantos meses para dedicarle unas cuantas líneas de agradecimiento. A los 15, Charlie sabía perfectamente que su destino era la música y dejó la escuela para unirse a un grupo de músicos locales. Pese a su edad, Charlie llevaba 4 años tocando el sax. De ahí en adelante, no dejaría de crear sino hasta que partió de este mundo.

En sus inicios, Parker se fogueó con el grupo de Count Basie, e incluso existe una grabación con algunas presentaciones donde alternaron, llamada The Complete RCA Victor Recordings (1937-1939). Esa temporada le sirvió para ganar experiencia y aprender de los más avanzados. Se dice que de este resultado parte el origen del bebop, cuyo mayor contribuyente fue precisamente, “El Ave” Parker.

Casi 20 años fueron de creación para Charlie Parker y también suficientes para cambiar el rumbo del jazz. Ha pasado más tiempo de su muerte que de lo que vivió, más sus notas y figura son inmortales. A 100 años de su nacimiento, lo seguiremos escuchando y recomendando. The Bird crea y nosotros disfrutamos. No hay un mejor contrato.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close