DestacadasUpShow

La entrada de “El juego” de Queen a los años 80’s.

A la distancia, damos por hecho muchas cosas acerca de Queen y se opacan ciertas virtudes al centrarnos sólo en pocos aspectos, sobre todo, en la vida personal de Freddie Mercury. El cuarteto ha sido tal vez uno de los más creativos y artísticos de la música comercial; la facilidad con que brincaban de un género musical a otro se convirtió en un sello inherente a su concepto. En sus inicios, el grupo estaba más orientado al naciente metal o rock pesado. Conforme fue pasando el tiempo y sus integrantes se acoplaron y maduraron musicalmente, surgieron múltiples ideas y exigencias creativas entre ellos mismos.

Este año se cumplen 4 décadas de la aparición de uno de los discos más conocidos de este grupo de rock británico: The Game, que llegó a las distintas tiendas de discos el 30 de junio de 1980.

De portada sencilla, con una foto del grupo en blanco y negro enmarcada en un fondo gris, The Game presenta 10 canciones; como en muchos de los discos de la banda, parece que se tratara de una recopilación y de un catálogo de varios géneros musicales. The Game cuenta con grandes canciones como “Play the Game”, “Another One Bites the Dust”, “Crazy Little Thing Called Love” y “Save Me”. Pero vayamos más despacio…

La dulzura armónica e interpretativa de la primera canción, “Play the Game” -que es una balada de rock rítmico compuesta por Freddie-, contrasta directamente con el rock duro de la segunda, “Dragon Attack”, que nos recuerda los inicios de rock más pesado del cuarteto debido a que se trata de una creación del guitarrista, el también astrofísico Brian May, por lo que se apoya fuertemente en su instrumento.

“Another One Bites the Dust”, compuesta por el bajista John Deacon, es una de las canciones más conocidas de su carrera colectiva y bien recordada, precisamente, por el bajo, que utiliza funk y disco, inspirado por la canción del grupo Chic, “Good Times”.

John Deacon contribuye con otra excelente pieza, si acaso menos conocida: “Need Your Loving Tonight”, una power ballad con influencias vintage y una gran interpretación vocal de Mercury quien, en general, se destaca por ello en cada una de las canciones de este disco.

Por otro lado, el clásico “Crazy Little Thing Called Love” va más hacia la corriente del rockabilly, surgida en los años 50. Es composición de Freddie y una de las esenciales de Queen.

Roger Taylor contribuye con la canción “Rock It (Prime Jive)”, que comienza como una balada para luego transformarse en el habitual rock ochentero, antes de que este existiera como tal. La voz es tanto de Freddie como de Roger y se apoya fuertemente en el sintetizador.

Mercury escribió una de las canciones más extrañas de Queen; que se trata de “Don’t Try Suicide”, de humor negro con un mensaje serio: “No intentes suicidarte”. “Nadie lo vale”, dice el cantante a coro con Brian, John y Roger. Es una canción festiva, sincopada. “No intentes suicidarte, no te gustará” y “a nadie le importa”.

Inmediatamente después, nos ponemos más serios con “Sail Away Sweet Sister”, cantada principalmente por Brian y es otro tipo de consejo, menos literal, con ligeros toques sacros como campanas y un pequeño puente musical con sintetizador que asemeja a un clavicordio, imprimiendo un sentimiento de nostalgia.

Finalmente (y después de “Coming Soon” otra canción compuesta por Taylor), la placa cierra con “Save Me”, también de Brian May, otro de los grandes clásicos de Queen.}

Los cuatro integrantes de Queen eran buenos compositores, capaces de crear canciones que apelaran al gusto de sus seguidores al tiempo que mantenían la cohesión conceptual del grupo.

The Game es el octavo material de estudio, el primero de los años 80 y también el primero en utilizar sintetizadores. Antes de eso, Queen imprimía una leyenda en sus álbumes en los que se jactaban de no recurrir a ellos. Sin embargo, cuando hay una buena causa, la experimentación puede dar un buen resultado. Y lo podemos escuchar en The Game que cumple 40 años.

Etiquetas

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close