DestacadasUpShow

Sam Cooke a 55 años de su muerte.

Cantante, compositor y leyenda estadounidense.

“Nací a la orilla del río en una pequeña tienda. Y justo como el río, he corrido toda mi vida desde entonces. Ha sido un largo, largo tiempo, pero sé que un cambio vendrá…”. Así inicia “A Change is Gonna Come”, canción interpretada por Sam Cooke, leyenda de la música mundial y a quien hoy recordamos a 55 años de su muerte.

 

De inicios en la música religiosa gospel, Samuel Cooke perdía la vida el 11 de diciembre de 1964 a causa de una herida de bala que tocó su corazón. Una de las carreras más promisorias, con una de las voces más recordadas, fue detenida abruptamente en un hecho sumamente cuestionable que pretendía terminar con el buen nombre de Cooke. Lo que por un lado parecía un intento de violación a una joven inocente, dejaba muchas dudas acerca de los hechos reales, como el que el cuerpo de Cooke presentara severos golpes, mismos que la cantante Etta James cuestionó en su funeral.

 

Al poco tiempo, y tras la muerte del cantante de 33 años a cuyo funeral asistieron más de 200 mil personas, se daba a conocer como sencillo “A Change is Gonna Come” (aunque ya había sido tocado públicamente e incluido en el disco de principios de ese mismo año, 1964, Ain’t That Good News), convertido en himno estadounidense por los derechos humanos de los afroamericanos.

 

El track es considerado una de las mejores composiciones de Cooke y sigue siendo recordado, así como muchas otras de sus canciones.

Pese a su corta vida, Sam Cooke grabó 15 discos de estudio, comenzando con su debut homónimo en 1958 y a un ritmo de casi dos por año, algo impensable hoy en día. Conforme pasaba el tiempo, Cooke incluía más composiciones propias e impulsó varios géneros, como el soul, rhythm and blues y hasta el twist.

 

En su décimo disco de estudio, Twistin’ the Night Away, de 1961, casi todas las canciones eran de su autoría, así como en el último, Ain’t That Good News, de febrero del ’64, en el que se incluye la mencionada “A Change is Gonna Come”.

“Dama, me disparó”, fueron las últimas palabras de Sam Cooke en el Hacienda Motel de Los Angeles. La encargada del lugar le disparó al pecho con lo que resultaría ser una herida fatal. Supuestamente, Cooke, la había atacado y pretendía saber el paradero de su acompañante, a quien quería violar.

 

Los reportes de la policía terminaron pronto y determinaron como plausibles las declaraciones de ambas mujeres; sin embargo, existió la sospecha de una conspiración para privarlo de la vida, como la posibilidad de que la mujer que acompañaba a Cooke lo hubiera robado y escondido su ropa para que no la siguiera. Un año después, fue detenida por prostitución. Cooke también cargaba una fuerte suma de dinero que nunca fue encontrada y fue golpeado fuertemente.

 

Por desgracia, la verdad nunca se sabrá. De lo que estamos ciertos, es que el cantante, compositor y empresario estaba destinado a la grandeza. De haber continuado con vida, habría seguido haciendo música y entregándola al mundo. Aún con su pronta desaparición, Sam Cook continúa siendo una de las figuras importantes de la música del orbe. Este 2019 se cumplen 55 años de su muerte, pero su música continúa siendo escuchada en cada rincón del mundo.

La foto de portada pertenece a Gettyimages.

Iñigo Pérez

25 años en medios de comunicación, seguidor del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música, de la televisión y del cine. El arte se expresa de muchas formas. Sólo tienes que descubrir la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button