DestacadasUpShow

Spider-Man y el Comic Code.

A veces se hace historia sin saberlo, o hay grandes descubrimientos por accidente; hoy recordamos la vez que Marvel Comics, a petición del gobierno de su país, se rebeló contra -casi- el gobierno. Puede leerse contradictorio, así que vamos paso a paso.

.

En 1970, la administración gubernamental estadounidense comandada por Richard Nixon, por medio del Departamento de Salud, Educación y Bienestar, creyó que sería bueno utilizar el medio de los comics para prevenir del daño ocasionado por el uso de las drogas y su rápida expansión, sobre todo en los jóvenes. Fue entonces que contactaron a Stan Lee, quien dirigía Marvel Comics, para encomendar la producción de una historia especial.

.

Lee era editor en jefe y también escribía Spider-Man, que era el héroe más famoso de la compañía. El relato propuesto se programó para iniciar en The Amazing Spider-Man #96 y sería publicado el 9 de febrero de 1971.

Harry Osborn era el mejor amigo de Peter Parker; ambos iban a la universidad de Midtown y eran compañeros de cuarto. Irónicamente, Harry también era hijo del enemigo principal de Spider-Man, The Green Goblin. Ambos habían peleado ferozmente e incluso Green Goblin (Norman Osborn) había descubierto la identidad secreta de Spidey. Gracias a la magia de los comics de antaño, la solución al conflicto se da cuando el villano pierde parte de la memoria, por lo que no recuerda ser The Green Goblin ni la identidad de Pete.

.

Tras muchas presiones de la vida cotidiana, Harry comienza a utilizar píldoras que lo desequilibran. Como la tranquilidad tampoco dura en los comics, The Green Goblin regresa por lo que Peter debe enfrentar a su enemigo y ayudar a su amigo al mismo tiempo. Asimismo, Peter confronta al vendedor de droga de Harry. Por otra parte, Robbie Robertson y Jonah Jameson publican una historia denunciando el abuso de las sustancias y su impacto.

.

Pese al cambio tonal, la historia encaja perfectamente dentro del mundo de Marvel. Sin embargo, Stan Lee enfrentó un problema, pues el famoso Comics Code Authority le prohibió publicar el relato de tres partes. Esta agencia era una asociación autorreguladora que fue creada en los años 50’s, cuando se llegó a la conclusión que los comics provocaban homosexualidad y persuadían a los jóvenes para cometer delitos. Las distintas compañías de comics crearon al grupo que decidiría los estándares apropiados para la juventud.

.

El Comics Code caía a menudo en excesos y en contradicciones, como en esta ocasión en la que buscaba censurar una historia que tenía un fin didáctico y que, además, había sido comisionada por el propio gobierno de Estados Unidos, de una obvia mayor jerarquía.

.

Entre las prohibiciones del Código de Comics, estaba mencionar la palabra “drogas” en los comics, así como mostrar su uso, por lo que negaron a Marvel su permiso para la publicación.

.

Para mala fortuna, el Departamento de Salud perdió interés en el proyecto y lo hizo de lado. Sin embargo, Stan Lee decidió publicar la historia, aunque fuera sin el sello de aprobación del Comics Code, lo cual representaba un acto de rebeldía, por lo que The Amazing Spider-Man, números 96 y 97 aparecen sin la marca del organismo (el #98 sí la ostenta).

.

La narración de tres partes fue presentada por Stan Lee, con el dibujante Gil Kane y los entintadores John Romita y Frank Giacoia y la recomiendo a 50 años de su presentación.

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button