DestacadasUpShow

Wings a la velocidad del sonido.

Para 1976, Paul McCartney ya tenía 15 años escribiendo “tontas canciones de amor”, según decían algunos críticos. Es por ello que se inspiró para una composición que llevara ese título “Silly Love Songs” y la incluyó en Wings at the Speed of Sound, quinto disco de estudio de Wings.

.

La producción salió a la venta el 25 de marzo de 1976 y tuvo un buen recibimiento. El quinteto se encontraba de gira por lo que lograron incorporar algunos de los nuevos temas e incluso se generó un álbum en vivo: Wings over America, que se puso a la venta en diciembre de ese año. La gira por los Estados Unidos representó el regreso de McCartney a aquel país desde 1966, cuando se presentó con The Beatles.

Wings at the Speed of Sound presenta a cada uno de sus integrantes en la voz principal para contrarrestar los rumores de que la agrupación era tan sólo un pretexto de McCartney para tener un grupo musical. Tiempo después se desintegraría Wings y Paul continuaría su carrera solista junto con su esposa, Linda, hasta la lamentable muerte de ella en 1998. Desde entonces, el exbeatle hace gira con una banda que ha sido con la que más tiempo ha permanecido.

.

La verdad es que Wings tenía como motor a McCartney y eso era inevitable. Pese a contar con buenos músicos, el quinteto tenía el enorme peso de Macca. El resto de los ejecutantes que conformaban a Wings eran el guitarrista, pianista, armonicista y bajista, cofundador de The Moody Blues, Denny Layne; el guitarrista y bajista Jimmy McCulloch; el percusionista y baterista Joe English (también integrante de Sea Level) y la mencionada Linda Eastman en voz y teclados.

Wings at the Speed of Sound es un material recordado por la antes mencionada “Silly Love Songs”, así como por el track que inaugura la placa y que también fue sencillo, “Let ‘Em In”, así como por su lado B, “Beware My Love”, “Cook of the House”, “Must Do Something About It” y “Warm and Beautiful”, por mencionar algunos.

.

De las 11 canciones incluidas en la grabación de 46 minutos, “Wino Junko” fue compuesta por Colin Allen y Jimmy McCulloch, mientras que “Time to Hide” es de la autoría de Denny Layne.

La producción no sólo es de rock, sino que muestra influencias de otros géneros con la ayuda de una sección orquestal que incluye trombón, saxofón, trompeta, flauta, fiscorno y clarinete, varios de los que se aprecian en “Silly Love Songs”, misma que cuenta con una fuerte influencia de una de las canciones favoritas de Paul: “God Only Knows” de The Beach Boys (y que se ha sido nombrada en varias ocasiones como “la mejor canción de la historia”). Por cierto, “Silly Love Songs”, ha sido grabada en varias ocasiones por otros músicos, como la gran Shirley Bassey en 1977.

.

Seguro, para muchos podrán ser “tontas canciones de amor”, pero como bien lo dice Macca al final del track… “¿Qué hay de malo con eso?”.

Wings at the Speed of Sound cumple 45 años.

Iñigo Pérez

Casi 25 años en medios de comunicación, fanático del comic (desde antes de que fueran "cool"), de la música (desde cuando escucharla caminando por la calle era todo un lujo), de la televisión y del cine (desde que, para poder ver tu película favorita, tenías que grabarla de la tele con pedacitos de comerciales de Gansito o Lili Ledy).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button