DestacadasUpTravel

Querétaro y sus atardeceres con rosa bengala

Parecieran un fresco de Miguel Ángel o una fotografía con retoque, pero no, los atardeceres de Querétaro están llenos de magia, llenos de ese algo que te hace creer que la naturaleza es tan inmensamente bella como todos los colores que en la vista se reflejan.

¿Por qué vemos con esos colores el cielo?

Cuando el sol va a salir, la luz comienza a verse con un tinte rojizo, el violeta intenso tiñe el resto del cielo, para luego ver una luz rosa y, al momento en el que el sol sale por completo, esa luz se vuelve dorada, mágica y hermosa; cuando llega la hora del atardecer, el proceso de invierte. Pero todo eso se logra percibir gracias a diferentes factores climáticos y atmosféricos, básicamente estamos en una zona cercana al desierto, el polvo y la contaminación ausente o no, son factores que influyen en esta perfecta fotografía.

La luz viaja del sol a la tierra y penetra en la atmósfera chocando con las partículas que la componen, polvo, gotas, cristales de agua, sal y moléculas que forman el aire, oxígeno, nitrógeno y otros gases nobles, que juntos dispersan los rayos del sol, en diferentes direcciones de acuerdo a sus propiedades particulares.

Las partículas de agua, dispersan todos los colores en todas direcciones, por eso las nubes son blancas; el nitrógeno y el oxígeno lo hacen más con el violeta y el azul, dejando pasar los tonos naranjas y rojos en línea recta. Entre más partículas sólidas se encuentren suspendidas en el aire, más coloridos y saturados serán los atardeceres.

“Ví un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala” (Borges, El Aleph).

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close