DestacadasUpLifeUpNewsUpTravel

Papas a las francesa, ¿quién las inventó realmente?

Aunque usted no lo crea mi estimado lector, el origen de las papas a la francesa, durante muchos años (recientes), se lo disputan Bélgica y Francia, las diferencias entre las papas fritas en Bélgica y las de Francia, más que en la preparación es a la hora de consumirlas, mientras las papas fritas belgas se venden en un frikot (puesto de papas fritas) servidas en un cono de papel y se comen con las manos,en cambio las papas fritas a la francesa, se consumen como acompañamiento de platillos principales y se comen con tenedor.

Origen de las papas belgas

Estas papas tienen su origen en un pueblo llamado Namur, una ciudad francófona (o sea que hablan francés) en Bélgica, a 63 km de Bruselas. Sus habitantes solían pescar en el río Mosa y los pescados que conseguían los preparaban fritos.

Durante un invierno particularmente fuerte a mediados del siglo XVII, el rio Namur se congelo, así que era imposible pescar y por obvias razones, no había pescado para cocinar. Entonces los lugareños se las ingeniaron utilizando papas cortadas en tiras y después fritas, con la finalidad de sustituir el pescado que no tenían.

Origen de las papas a la francesas

La primera mención de las papas a la francesa, o “les frites” o “pommes de terre frites” como se dice en francés, es en un libro de cocina francesa de Madame Mérigot, que data de 1794, donde explica que las papas se cortaban en rodajas y se sumergían primero en mantequilla y después se freían en abundante aceite.

Y aquí es donde está lo interesante históricamente hablando, ya que hasta antes de la revolución francesa en 1789 la papa se consideraba toxica, al igual que el maíz, ambos traídos de América. 

Durante los años posteriores al inicio de la revolución francesa se hicieron muy populares algunos platillos como la “Pommes frites Pont Neuf” (manzanas fritas) y las papas fritas, ambas platillos inventados por los vendedores ambulantes del mercado de “Lille” o “La braderie de Lille, en Paris.

Entonces, ¿Cuál es la confusión?

Todo surge de un historiador belga de nombre Jo Gérard. Mientras investigaba la historia de los Países Bajos, se encontró con un manuscrito de 1781 en el que decía la teoría del rio congelado (lo que les conté antes) y así concluyó rápidamente que los belgas habían inventado las papas fritas, conclusión que se publicó en diciembre de 1984 en la revista Belgia 2000.

También se creó el rumor donde algunos soldados estadounidenses de la Primera Guerra Mundial combatiendo en un pueblo belga donde se hablaba francés (lugar que pensaban era Francia) habrían probado un platillo de papas fritas y lo nombraron papas a la francesa, por el lugar donde se hallaban.

Con estos dos argumentos en marzo del 2003 resurge la historia de las papas a la francesa hechas en Bélgica debido a que Francia se opuso fuertemente a la decisión de los Estados Unidos de ir a la guerra contra Irak de Saddam Hussein. En represalia, el senador Bob Ney solicitó el cambio de nombre, que las “papas a la francesa” ahora se llamaran “papas libertad” en los restaurantes del gobierno norteamericano. Obviamente muchos ciudadanos estuvieron de acuerdo, por el sentimiento anti francés que se generó por no apoyar la guerra.

La conclusión

Numerosas y diversas literaturas parisinas de las décadas de 1830 y 1840 atestiguan la entrada de las papas fritas en el patrimonio culinario popular y de la identidad de la capital parisina, descrito por ejemplo en “El gastrónomo.- Diario universal del gusto”, en su número 72 del jueves 25 de noviembre de 1830.

“¡Es admirable! ver a la gente de París y sus patatas fritas al sol, y sus vendedores de arenques calientes y sus peras horneadas, uno pensaría que vivían para comer, y sin embargo, comen para vivir”.

Y hasta el momento no han logrado demostrar que las papas fritas sean de otro lugar. Las papas fritas son a la francesa y punto.

Hasta la próxima.

Chrystian E. Lardizábal García

Chef ejecutivo y director de operaciones de Lösung Haus. Profesor de la Universidad Internacional de Querétaro. Asesor y consultor culinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button